Sebastián Sorín

Un director sano duda

Foto: Lucas Elmelaj
Foto: Lucas Elmelaj

Hoy vamos a empezar de atrás para adelante.

Ya planeé (pre producción), ya filmeé (rodaje), ya le di forma (lo edité) hasta llegar a un offline (que aún permite correcciones).

Ahora empiezan las mil voces. 

Uno muestra el offline, familia, compañeros de cine y hasta  el taxista. Sabemos q 999 de las mil voces aprobaron lo que ven... por compromiso jodeeer!

Por lo que...siguen los fantasmas de la duda. 

No conozco director que no dude de su trabajo y esto es sano. Pero debe saber canalizarse y aprender a domar las dudas mediante argumentos lógicos ya que hasta en el arte, hasta en el mundo mas extraño que uno haya creado en la película, necesita de una lógica que corresponda a ese mundo que uno invento. La lógica existe hasta en el arte y es la única forma de darse a entender con el espectador.

El momento de buscar críticas constructivas como director no es cualquier instancia de la creación. Hay un momento donde es oportuno buscar miradas externas. Si es que uno no es tan orgulloso (pelmazo) como director quien no necesita de esto. El único momento donde el director no duda aunque pueda ser aconsejado es en rodaje. Nada peor que 40 técnicos vean que el líder no sabe lo que quiere.

Esto me lleva a una anécdota. Mi padre un dÍa me muestra su largometraje "el perro" habiendo acabado la etapa de color( finish). 

Yo participé en la misma como video assist y me emocionaba mucho ver el resultado de lo q había vivido a lo largo de 2 meses de manera fraccionada y desordenada.

Le comento mi impresión de la película, haciéndole saber q me gustó mucho la peli primeramente, a su vez le critico una cuestion de narración correspondiente a la etapa de edición. Se enoja conmigo y me dice: ese tipo de comentarios a esta altura no me sirven de nada. 

Esta experiencia me enseñó a saber cuando la crítica es constructiva y cuando es destructiva.

Lo aplico en los proyectos en los que participo como director de fotografía y en instantcia de offline, así estar aún a tiempo de que mi opinión, pueda ser aplicada al trabajo.

He aprendido trabajando con muchos directores que el director tiene una tendencia a dudar de todo lo que hace. Me llamó mucho la atencion esto de mi padre quien conozco a nivel personal y profesional. Dirigiendo en el set no duda. Todas sus desiciones son con tal seguridad que uno lo sigue ciegamente. Ahora cuando tiene el armado offline es un niño plagado de dudas. No podía creer sus dos caras. Con el tiempo entendi que era momento de replantearse el: si hubiese tomado tal desición? debería cambiar tal escena?

Esto, mas alla de ser tortuoso (ya que me encantaría que mi película sea matemáticamente correcta) la duda es una herramienta que utilizada friamente (o al menos que no nos destruya o nos crea el proximo Fellini) y de manera racional nos permite aprender de nosotros mismos. 

Poniendo en tela de juicio todos los aspectos del proyecto, nos lleva a revisar nuestro trabajo, buscando argumentar nuestras dudas o buscar otra forma de realizarlo. Esto se aplica en el próximo proyecto a dirigir.

Una decisión artística tiene más de cien posibles decisiones que uno descarto y que en general todas son válidas.

Cierto es q en general, la primer desición de un director  suele tener instinto y ser el mejor camino a tomar..pero no sucede siempre.

Si estas dirigiendo hace meses o años, si es tu primer proyecto o tu 50avo y seguis dudando de tu trabajo...vas por buen camino. Sacale jugo ya que seguramente duda mediante...aprenderás a que el arte te propone mil caminos o más y el tuyo no fue el mejor.

Comente esta nota