Sebastián Sorín

Maldigo esa máscara

Prefacio:

Me entero por gente de Dopler que Batman murió. 

Así fue, casi, casi citado: "Hay, todo el mundo pregunta por Batman, vos que sabes del tema, podrás escribir algo sobre eso? 

Lo primero que pienso... No, Christian Bale no pudo haber muerto (aun sensible por la lejana, aun dolorosa, muerte de Philip Seymour Hoffman y más lejana aun muerte de Robin Williams). Al investigar sobre la muerte de Batman, me alegre saber que Bale aun vive por lo que prometí ir al cine la próxima vez que se estrene una película con él.

Quien es Adam West? Ahora algo se de él. Veo que interpreta a Batman en la década del 60'. Instantáneamente relaciono a Sean Connery haciendo de James Bond vinculando la misma década y me pregunto: Entre las películas de 007 y las de Batman, elijo 100% Batman. Porque recuerdo a Sean Connery como Bond y recién me entero de que West era Batman?

Sera que, subjetivamente desde mi punto de vista, Sean Connery se comió al personaje? (le dio su propia vida al personaje nacido desde sus vivencias).

Sera que, Batman, el personaje, se comió a Adam West quien no habrá estado a la altura?

Me nace una sonrisa que sin darme cuenta se convierte en risa. Veo todo con más claridad y me digo a mi mismo: Claro bobo, Adam West usaba mascara.

Entendí que no iba a poder analizar mis pensamientos de cine profundamente para hablar de algo interesante después de dos jornadas de rodaje de 15hrs con 3hrs de sueño en el medio.

Se las debo para la próxima porque me tengo que ir a dormir.

Al menos se que nació el tema para la próxima columna y me entusiasma saber lo interesante que va a ser filosofar y analizar sobre las variantes que posee el mismo.

Un gran personaje con un tibio actor.

Un gran personaje con una gran interpretación.

Un pésimo personaje con un tibio actor.

Un pésimo personaje con una gran interpretación.

Los dejo con Ramiro que si va a aportar cosas interesantes sobre Batman

“BATMAN, 100% PURO WEST” 

por Ramiro San Honorio

El actor detrás del hombre murciélago de la tv, Adam West, pasó a la inmortalidad y nos dejó un fantástico legado con la interpretación de un personaje ícono de la cultura pop. Hoy generaciones de adultos recuerdan con nostalgia al encapotado de la niñez.

En décadas pasadas, los comics no eran un contenido para adultos, de hecho, las pequeñas revistas ilustradas eran destinadas para la lectura de niños y adolescentes; pero esto no detuvo al productor televisivo William Dozier a seguir leyendo, en su viaje de avión, los globitos de diálogos y onomatopeyas del hombre murciélago.  Había quedado atrapado en las viñetas de ese moderno Sherlock Holmes. A las pocas semanas Dozier dueño de “Greenway Production” compraba los derechos de “Batman” a través de Fox para la cadena ABC. Así fue como el 12 de octubre de 1965 ABC lanzó el siguiente comunicado: “El 12 de enero próximo año, nuestra señal estrena nueva serie en color, “Batman” basada en el héroe de los comics-books; se verá dos veces x semana. De esta manera se daba inicio anticipando el aire de la serie que se convertiría en la ficción de culto del hombre murciélago.

 

Para la producción se necesitaba algo fundamental: los guiones. Rápidamente Dozier convocó a Lorenzo Semple, un guionista de comedia que vivía en España para que fuese el encargado de adaptar la historieta al formato de serie de tv. Todo marchaba bastante bien, pero faltaba una cosita para nada menor. ¿Quién sería el actor elegido para ponerse el traje del hombre murciélago? Dozier tenía muy claro lo que se necesitaba para el casting, “para el papel de Batman se requiere un rostro recio, un cuerpo fuerte, ágil y atlético; debe tener aspecto bondadoso noble y sincero”. Fue entonces cuando en plena búsqueda del protagonista vio un comercial de Nestlé donde un joven carismático al mejor estilo “James Bond”, interpretaba al Capitán Quick. Se trataba de un actor llamado Adam West.

 

Sin dudas el perfil de West coincidía con todas las características necesarias para el héroe nocturno. Pero Adam demostró tener más cualidades para aportarle al personaje, carisma, tranquilidad, dotes de bailarín y buen sentido del humor. Llevó al personaje a lo más alto de la cultura popular de la época, donde formó parte de las “3B de los años sesenta”, Beatles, Bond (James) y Batman. Iconos mundiales e históricos. Hoy en día estamos acostumbrados a héroes que transitan el tono gris de los antihéroes. Personajes que son vengadores traumatizados, caballeros oscuros y violentos, que incluso se mantienen fuera de la ley. West en cambio fue el Batman “blanco, luminoso” e incluso “el psicodélico”. Era un ciudadano de buena posición y un talentoso detective que combatía las injusticias a puñetazos y se mantenía siempre dentro de la ley. Un héroe ético que mientras manejaba el batimovil hacia la baticueva enseñaba valores con un comportamiento que era ejemplar.

 

Walter Armada, colega escritor, autor del libro “El Encapotado y Yo”, conocido como “el argentino amigo de Batman”, me definía a West con una anécdota contundente. “Cuando lo asistí en varias convenciones, vi como médicos, policías y bomberos, se acercaban a West para agradecerles todo lo que había significado su interpretación del hombre murciélago. Había sido un gran referente para ellos y su formación”. West se había convertido en un héroe, y era así porque él ya no vestía el traje de Batman, él se había convertido en Batman. Había logrado una firma única interpretando al Batman más querible. Mientras muchos grandes actores eran devorados al interpretar personajes fuertes, West formaba parte de aquellos que estaban al mismo nivel que el personaje. Había logrado que el icónico Batman se identificara con él. Era Adam West y su alter ego Batman.

 

Interpretó de forma sólida y honesta al personaje dentro del tono y los códigos de la serie, le dio un tinte único sin perder el eje y la esencia del mismo. Desde el aguante físico soportando cada golpe “Kapow” de los villanos, la enorme paciencia ante las más de 350 frases de “Santas” de su inseparable amigo Robin, hasta el uso de extrañas armas como el “bati-repelente contra tiburones”; nunca perdía su estilo y elegancia.

 

 West fue un profesional muy querido por sus pares, un hombre de familia, gran padre, enorme abuelo, un actor muy agradecido con todos sus fans. Un tipo cálido y sencillo lleno de anécdotas, tantas como sus aventuras como Batman. Sin dudas West marcó un estilo único, y como él mismo decía en varias apariciones de series como “The big bang theory”, “Padre de familia” o los “Simpsons”, el Batman de West, sin musculatura falsa, era “100% puro West”. Era real, habría que ver por qué a diferencia de todos “los hombres murciélagos” actuales que se presentan diciendo “soy Batman”, el querido West jamás tuvo que presentarse como tal. Quizás era porque todos sabían que West, era simplemente Batman, el gran héroe.

 

RAMIRO SAN HONORIO. Es escritor, guionista, scriptdoctor, realizador y profesor universitario de nacionalidad argentina/española. Se formó siendo discípulo de Doc Comparato, Robert McKee y Alex De La Iglesia. Ha realizado trabajos de publicidad, Comics, Literatura, Spots, Videoclips, Animación, Editorial, Radio, Cine, Televisión, Web, Videojuegos, transitando los géneros de drama, comedia, infantil, melodrama, acción, terror, erótico, documental en canales internacionales como: Sony, Televisa, Tv Azteca, Fox Television Studios, Turner, History Channel, Natgeo, Playboy.tv, Discovery, Glitz, Disney, Cartoon Network, y señales nacionales como: Vorterix, Pol-ka, Telefe, Canal 7, Encuentro, Argentina Sono Film, Artear, On-tv, entre otras. Creador en las redes de “El guionista invisible”. Es docente en Clasesiete, C.C.Rojas/UBA, UADE, UAI y Argentores. Es autor de las novelas bestsellers “El séptimo bastón de Dios” (Planeta), “Argentum“(Planeta) y “Operación Lugones” (Thelema), ha participado como prologuista y colaborador en la antología de cuentos fantásticos y de terror “Buenos Aires Fantástica” (Thelema), “Infocomic” y en “De Borges a Nolan” (Viking). Ha escrito libros educativos como el manual “10 Pasos para crear ficciones” (Mediabiz/Dunken) y “Enjoy, como es escribir y diseñar videojuegos” (RyR). Además publicó libro de tiras cómicas “Humor Friki” (Excelsium). Escribe sobre cine y medios para la revista “Cine, fantástico y Bizarro” y “Cineficcion”, también colabora en diarios, manuales y páginas web especializadas en la industria audiovisual. Actualmente colabora con Guillermo Del Toro, dirige y Coordina los invitados del auditorio de Argentina Comic Con. - Facebook/RamiroSanHonorio - mail. rshonorio@gmail.com-

 

Comente esta nota