David Gomez Gomez

Pruebe sin compromiso

Ofrecer prueba antes de la compra genera confianza e incrementa la conversión de clientes

Tendemos a pedir la mano en la primera cita. Esta etapa inicial de enamoramiento es fundamental para generar la confianza suficiente que haga sentir al cliente que está tomando la decisión correcta, con la compañía correcta, con el producto o servicio correcto.

Y hay muchas maneras de generar confianza. Desde los testimoniales y los casos de éxito, hasta ofrecer garantías, y por supuesto, permitir probar antes de comprar. Es el clásico “Mídaselo sin compromiso”. Es darle la oportunidad a los interesados de que vean más de cerca de qué se trata su producto, cómo funciona su servicio y cómo se siente trabajar con un negocio como el suyo.

Cuando un prospecto lo ensaya, no solo está probando el producto o servicio en sí. Está probando toda la propuesta de valor que usted promete. Está validando que todo lo que ha dicho sea cierto. Está observando cómo funciona la logística, qué tan rápido le contestan, cómo fluyen los procesos administrativos y qué tan amable es el personal. Todo envía una señal, y recuerde, el cliente siempre está mirando. Obviamente, si no tiene afinados los procesos, la prueba puede al contrario, ahuyentar los clientes. Ese es el poder de la prueba; y aplica tanto para productos como para servicios.

Algunos ejemplos para inspirar ideas de prueba en su proceso comercial: Ropa para frío extremoLego Digital Boxempresa de trabajo compartido (coworking); o la prueba de jeans para obtener un descuento.

Comente esta nota