Diseño

IKCHA. Viento y Libertad

Diseño, arquitectura, arte y alquimia se unen en piezas de joyería creadas para trascender, así podríamos definir el trabajo de Ikcha, firma creada por Elisa Garza y Abraham Merla, y que está celebrando su primera década de vida.

“Los momentos y los sueños pueden ser inmortalizados”, Elisa Garza

Elisa Garza, diseñadora industrial y Abraham Merla, arquitecto, se conocieron hace casi 10 años, gracias a una amiga que los presentó mientras los tres daban clases en una universidad en Monterrey, Nuevo León, de donde ambos son originarios. Ella era la coordinadora de la carrera de modas, daba clases de diseño de accesorios y él daba clases de diseño de proyectos con enfoque social/cultural y mercadotecnia del arte.

“Como alquimistas, somos un puente entre el mundo de las ideas y el mundo de la materia. Aprovechamos la esencia de nuestros clientes para crear una pieza de arte portátil que unifica los metales más nobles del universo, las piedras más preciosas de la tierra y las emociones más profundas de la persona”.

En 2009, Elisa Garza viajó a Buenos Aires, Argentina a tomar cursos de especialización en Diseño de Joyas y Fabricación de Joyas. A su regreso fundó Ikcha y promovió su trabajo en la galeria donde trabajaba Abraham Merla, quien pasó de ser su galerista, después se convirtió en su pareja, luego en su socio, y hoy son una familia.

¿Cómo nace Ikcha?

Elisa: después de mi especialidad en diseño y fabricación de joyas en Argentina, regresé a México y decidí fundar una marca que integrara la manera artesanal de fabricar pero con el conocimiento de los procesos del diseño industrial, sumando las emociones de las personas, y así plasmar todo esto en piezas de joyería.

Empecé Ikcha yo sola, todavía no conocía a Abraham. Originalmente la marca estaba enfocada hacia mujeres pensando en cómo podíamos sentirnos libres; el nombre de Ikcha significa “viento y libertad” en maya. Desde que se integró Abraham a la marca, nuestra filosofía ha estado madurando, así como nosotros también vamos creciendo.

Abraham: yo trabajaba en una galería con artistas internacionales, nacionales y locales, y Elisa era una de nuestras artistas locales, eso nos llevó a conocernos aceleradamente. Me fui enamorando de la joyería y de la diseñadora, nos hicimos novios, pareja, y luego socios.

Ikcha tiene una visión muy particular, no es nada superficial ni se enfoca sólo en la producción en serie, nos importan mucho las emociones de las personas, porque son un reflejo de su mente superior. No somos sólo diseñadores de joyería, nos consideramos alquimistas, porque tenemos una visión holística del universo que se plasma en nuestro trabajo.

¿Cómo definen el estilo de Ikcha?

Elisa: estamos influenciados por la música, el arte, las culturas y tradiciones de diversos países, y eso se ve reflejado en nuestro trabajo, nos gusta decir que nuestras joyas son mexicanas universales.

Abraham: es arte trascendental, como decía Elisa, la empresa es un reflejo de nosotros. Parte de nuestra visión es trascender el espacio y el tiempo con joyería única, y es justo este enfoque alquimista el que nos lleva a darnos cuenta de que la realidad física no es la única realidad que existe, y esto se hace presente en nuestro trabajo.

Recomendadas

Comentarios