David Gomez Gomez

¿Necesita vender barato? No baje precios, adelgace su producto.

Frente a la presión de un mercado en recesión, la primera tentación es bajar precios. Nada más peligroso. Hay otro camino. Puede ser accesible sin destrozar la rentabilidad de la empresa. Elimine beneficios y ofrezca una versión light de su producto.

Conozca más estrategias para vender de manera rentable en tiempos difíciles en el libro Negocios Inmortales.

En épocas de recesión, con las economías golpeadas y los bolsillos de muchas familias en cuidados intensivos, la presión sobre los precios es algo que pone en jaque a muchos negocios.

Acudiendo a descuentos y promociones como la alternativa habitual, se puede estar destrozando la rentabilidad bajo la premisa de “adaptarse a las necesidades del mercado”. Algo muy peligroso. Es posible ofrecer una opción más accesible cuidando la rentabilidad: adelgace su producto.

¿Qué significa adelgazar el producto?

Es quitarle aspectos que pueden no ser tan críticos para todos los clientes. Aquellas cosas que aunque son beneficios, no todos valoran y que su eliminación ayudaría a disminuir el precio de venta final.

No es bajar el precio del producto regular sino ofrecer una versión más sencilla, sin tantas funcionalidades o con aspectos más básicos. Es el principio que se da por ejemplo en los automóviles. Usualmente de una misma linea hay dos o tres versiones, dependiendo de qué aditamentos extra se van agregando.

La versión premium de su producto sería el vehículo “con todos los juguetes”: transmisión automática, tracción 4×4, sensores traseros y delanteros con cámara, eleva vidrios eléctrico en las cuatro puertas, control de temperatura independiente, sistema de audio premium, entre muchas otras cosas.

Una versión “adelgazada” de ese mismo producto tendría transmisión mecánica en vez de automática; tracción 4×2; sensores solo en la parte trasera, eleva vidrios automático solo en la puerta del conductor; una única temperatura; sistema de audio básico; etc.

Ese es el mismo principio en su negocio. Ofrezca alternativas más económicas que a usted también le cuesten menos para cuidar el margen.

Sirva al mercado protegiendo su rentabilidad

Al adelgazar su producto o servicio no solo está reconociendo las necesidades que algunos de sus clientes pueden tener, sino que abre otras posibilidades de negocio. Todo, protegiendo la utilidad del negocio, porque recuerde: ventas es vanidad, utilidad es sanidad, caja es realidad.

Conozca más estrategias para vender de manera rentable en tiempos difíciles en el libro Negocios Inmortales.

Recomendadas

Comentarios