Entrevistas

Entrevista a Juan Shakespear, director de Estudio Shakespear Argentina

Hace unos días entrevistamos a Juan Shakespear hijo de Ronald Shakespear. Hoy dirije el estudio mas importante de Argentina Estudio Shakespear  y estos conceptos tan interesantes nos trasmitió.

¿Cómo ves Argentina en Diseño con respecto a otros países?


Desde que empecé a trabajar en diseño, tuve bien en claro que Argentina no era sólo un país con buenos diseñadores, sino que era un referente. Como todas las actividades, en los estudios de diseño, contamos mucho con las condiciones económicas y sociales, las oportunidades de desarrollo, crecimiento e inversión. Si bien trabajamos en todos los aspectos de la vida y en cualquier escala, los referentes emergen de los grandes proyectos que se exponen en el espacio público de forma masiva. En los últimos años, esta escala de trabajos fueron solicitados casi exclusivamente por el estado, sin participación de empresas privadas. Creo que esta falta de diversidad ha postergado la producción de estímulos y vanguardia de diseño. Estamos muy motivados porque estas oportunidades vuelvan y también porque se puedan revisar muchos proyectos que si bien fueron ejemplos en el pasado hoy ya no comparten ese esplendor. Pienso que en los últimos años nuestra región a aprovechado mejor que la Argentina las oportunidades de crecimiento y le ha puesto diseño a ese impulso. Estoy convencido que América Latina inclinará muchísimas balanzas y que el diseño será, no solo una de ellas, sino una de las causas. El diseño es una disciplina que trabaja con la identidad, cosa que los latinoamericanos sabemos mucho. La Argentina está llena de diseño, es un buen momento para levantar la relevancia.

Siendo que Diseño Shakespear es el mejor estudio de diseño de referencia para todos los diseñadores argentinos ¿Cuál crees que será el futuro del diseño?

Seguramente no somos la mejor referencia, pero puedo imaginarme que 60 años de trabajo y dos generaciones de Shakespears produciendo respuestas, tienen que servir como parte de la muestra de la evolución del diseño argentino y quizá algo en la región. Como en todo, el diseño también estará en manos de los jóvenes de hoy. Pareciera que cada salto generacional viene con sorpresas que no comprendemos o compartimos pero nos vamos adaptando. Siempre fue así. Hoy hay una asociación visible entre la forma en que los jóvenes generan vínculos, sus aceleradísimos tiempos y la tecnología que está en cada acto cotidiano. Por supuesto esto genera confrontación entre el que ya está inmerso y el que no ha entrado a la “modernidad”. Veo como un proyecto de diseño se encuadra en períodos de eficiencia cada vez más cortos. El cambio constante, la velocidad, los vuelcos abruptos de opinión no son algo que el diseño debe domar. Es en lo que el diseño debe convertirse.

¿Qué proyectos tienen en marcha y están trabajando este año?

Solemos manejar unos 20 o 25 proyectos en simultáneo y casi todos tienen una cierta confidencialidad porque pertenecen a la estrategia de las empresas para un futuro muy cercano. Dentro de estos proyectos es muy común que encontremos una diversidad motivadora. Probablemente los proyectos vinculados a las nuevas tecnologías son los que más resuenan en los pasillos, pero a mi me gusta ver el plano general donde veo proyectos de rediseño de marcas, marcas nuevas, señalización de grandes y pequeños espacios, arquitectura corporativa, naming, packaging, diseño editorial, etc. Otra cosa muy buena de este último año es que mejoró mucho la diversidad de las empresas. Tenemos pedidos de cotización de empresas de todas las escalas y áreas de la economía. Esto es un privilegio que comúnmente nos permite ver cómo viene la mano ya que finalmente es gente invirtiendo.

¿Qué diseños crees que son los más destacados del Estudio y por qué?

Yo soy muy caprichoso con esto de valorar el trabajo realizado y la verdad es que a mi entender el trabajo más destacado es el que tengo en el tablero en este momento y ocupará su espacio público en el futuro. Con el subte hemos trabajado 20 años ininterrumpidos. La interacción entre el proyecto y el más de un millón de pasajeros diarios nos llenó de lecciones y nos hizo cambiar de opinón en muchas cosas. No sé cómo se describe un proyecto destacado pero el del subte es un claro caso de proyecto evolucionado.

Siendo que Diseño Shakespear está dirigido actualmente por vos, ¿Cómo ves tu trabajo plasmado en el tiempo con el increíble legado de tu padre Ronald Shakespear?

Me parece perfectamente natural que se busquen estas comparaciones y supongo que será totalmente entendible que a nosotros no nos gusten. Creo que ambos vivimos momentos distintos y que seguramente eso genera las mayores diferencias en nuestras gestiones. Ambos hicimos lo que tuvimos que hacer cuando los proyectos llegaron a nuestras manos y me resulta muy interesante que independientemente de las épocas, tendencias, tecnologías y personalidades los dos siempre pusimos el foco en escuchar a la gente para resolver. Cuando Ronald empezó la misión era dificultosa y llena de desafíos, ya que no estaba la disciplina del diseño en la calle, sino una tímida impronta pseudo artística para la identidad comercial y el contacto de la gente con la información. Él debía llenar el vacío con diseño, ideas, comunicación e información clara. Mi inicio fue muy distinto. Yo encontré ciudades alienadas, sordas y saturadas de información desvirtuada. Un clima visual totalmente polusionado sin un espacio amable para recibir la indentidad de nada ni nadie. Entiendo que esta tarea de generar oxígeno y un lugar es opuesta a la de Ronald, con desafíos diferentes, con los clientes y con la gente que filnalmente confronta el diseño. Pero me gusta pensar que ambos levantamos la bandera del diseño siempre por delante nuestro. No hay cosas personales en esto salvo que el volumen increíble de trabajos que pusimos en la calle no muestra un estilo sino nuestra vocación.

Click para ampliar

Comente esta nota